peligro!

Residuos: un problema creciente
(Primera parte: clasificación, separación y envasado de RPBI)

En nuestro país se generan una gran variedad de desechos, dentro de los que se encuentran los "Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos (RPBI)".

La Norma Oficial Mexicana (NOM)-087-ECOL-1995 del 7 de noviembre de 1995, la cual entró en vigor el día 7 de mayo de 1996; establece los requisitos para la separación, envasado, almacenamiento, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los residuos peligrosos biológico-infecciosos que se generan en establecimientos que prestan atención médica.

De acuerdo a las Normas Oficiales Mexicanas NOM-052-ECOL-1993 y NOM-087-ECOL-1995, un residuo se considera como Peligroso Biológico-Infeccioso cuando contiene bacterias, virus u otros microorganismos con capacidad de causar infección o que contiene o puede contener toxinas producidas por microorganismos que causan efectos nocivos a seres vivos y al ambiente.

Los RPBI se clasifican de la siguiente manera:

GRUPO I. RESIDUOS DE SANGRE:

GRUPO II. RESIDUOS DE CULTIVOS Y MUESTRAS ALMACENADAS DE AGENTES INFECCIOSOS GRUPO III. LOS RESIDUOS PATOLÓGICOS GRUPO IV. LOS RESIDUOS NO ANATÓMICOS DERIVADOS DE LA ATENCIÓN A PACIENTES Y DE LOS LABORATORIOS GRUPO V. LOS RESIDUOS DE OBJETOS PUNZOCORTANTES USADOS O SIN USAR Se deben separar y envasar los RPBI de acuerdo con sus características físicas y biológico-infecciosas conforme la siguiente tabla:

TIPO DE RESIDUOSESTADO FÍSICOENVASADOCÓDIGO DE COLORES
Sangre
Cultivos y cepas almacenadas de agentes infecciosos
Residuos no anatómicos derivados de la atención de pacientes y los laboratorios
Sólidos Bolsa de plástico Rojo
LíquidosRecipientes herméticosRojo
Patológicos Sólidos Bolsa de plástico Amarillo
LíquidosRecipientes herméticosAmarillo
Objetos punzocortantes usados y sin usarSólidosRecipiente rígidoRojo

Todos los envases mencionados en la tabla, deben tener impreso el símbolo universal de riesgo biológico.

Hasta aquí hemos mencionado como la NOM - 087 clasifica y establece la manera de separar y envasar a los RPBI; en la realidad, los centros de atención médica no cuentan con los recursos materiales y humanos idóneos para llevar a efecto dichos puntos. Son varios los aspectos que hay que mencionar al respecto:

  1. El primero y el más difícil de erradicar, es el desinterés; que el personal que está en contacto con este tipo de desechos dentro de las unidades de atención médica, como lo son: el personal médico y el personal de limpieza, tienen hacia este tema.
  2. Parte de dicho desinterés, lo fomenta la falta de información, pláticas, cursos y capacitación por parte de las autoridades correspondientes.
  3. Aunado a lo anterior, es necesario no nada más capacitar al personal, sino contar con los recursos materiales, para llevar a cabo de manera satisfactoria dicha capacitación.
  4. Para el debido cumplimiento de la norma, los centros de atención médica deben adquirir los envases que se especifican, y es aquí donde se genera otro problema, ya que mucho influye el costo de dichos envases.
  5. Otro aspecto que poco se toma en cuenta dentro de los centros de atención médica, es el hecho de planificar y organizar los recursos con lo que cuentan, independientemente de que éstos sean o no los que establece la norma.

Sandra Andrea Mayén Hernández
Estudiante de Ingeniería Química, UAM-A


Referencias